La Rateta Timadeta





Un nuevo episodio de cuentos infantiles clásicos basados en el la sociedad moderna de hoy en día. Uno de los más conocidos y recordados sin duda alguna, que muy seguramente nos hayan contado a todos, es el de la Ratita Presumida. Sin embargo, en esta ocasión, acaba mal parada.


Por todos era conocido el buen carácter de la ratita. Todo el mundo sabía que, además, era una trabajadora nata, que en el día a día trabajaba como pocos. Evidentemente, tanto trabajo, tanto tiempo dedicado a al trabajo por cuenta ajena, hizo que, con el paso de los años, sus arcas fueron llenándose.

La ratita presumida era muy trabajadora, pero al mismo tiempo le servía para ganar mucho dinero. Un dato que para la gente, a parte de curioso, supuso para que algunos listos quisieran aprovecharse de ella. Varios personajes procedentes de diferentes bancos se le acercaban. Todos buscaban, evidentemente, conseguir que la ratita dejara sus dineros en sus respectivos bancos, y así, ganar con los intereses de una cantidad elevada.


Sin embargo, no todos eran honrados, no todos eran banqueros de verdad. Hubo uno que le ofreció el paraíso para sus ahorros, y supuso ser un estafador que logró obtener todos los ahorros de la ratita, a cambio de nada, de ningún servicio, y dejando hundida a una ratita totalmente trabajadora.
;
Share on Google Plus

Acerca de los audio libros

Estos audio libros son una colección de relatos para escuchar y/o descargar.
    Blogger Comment
    Facebook Comment